«Cierra sobre tu cuerpo la puerta de tu celda, sobre tus palabras la puerta de tu lengua y sobre tu espíritu la puerta de tu corazón. Sentado sobre una altura, observa si puedes, y mira cuántos y quiénes son los ladrones, cómo, cuándo y de dónde vienen para entrar y robar las uvas»